USTEA apoya las reivindicaciones de las orientadoras y orientadores andaluces

20 - marzo - 2018 Andalucía | Comunicados de USTEA | Equipos de Orientación Educativa

Las asociaciones de profesionales de orientación educativa de Andalucía, integradas en FAPOAN y COPOE, han trasladado a la administración su preocupación y malestar por la situación generada con el nombramiento de las comisiones de valoración de proyectos de dirección.

Las orientadoras y orientadores han sido nombrados en tres, cuatro y hasta en nueve comisiones simultáneamente, con la sobrecarga de trabajo que ello supone y sin que esté contemplado en sus respectivos horarios.

La participación del personal de orientación educativa viene contemplada en el artículo 8 del Decreto 153/2017:

Artículo 8. Composición de la Comisión de Selección.
1. La Comisión de Selección, en la que se integrarán representantes de la Administración educativa y representantes del centro docente según la proporcionalidad establecida en el artículo 135.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, estará compuesta por un total de nueve miembros, sin perjuicio de lo establecido en el apartado 2, con la siguiente distribución:
a) Representantes de la Administración educativa:
1º.) Un inspector o una inspectora de educación del Equipo de Inspección de Zona que, preferentemente, será el de referencia del centro docente.
2º.) Un director o una directora de otro centro docente público, preferentemente de la misma enseñanza y zona educativa, con una experiencia de, al menos, cuatro años en el ejercicio de la dirección.
3º.) Dos funcionarios o funcionarias de cualquiera de los diferentes cuerpos docentes a los que se refiere la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, designados, preferentemente, entre los asesores y asesoras de formación del centro del profesorado de la zona y los miembros de los Equipos de Orientación Educativa de la zona.
4º.) Un profesor o profesora designado, preferentemente, entre los miembros del Claustro de Profesorado del centro docente, distinto de los indicados en el subapartado b).1º.).

Sobre este articulado USTEA ya mostró su desacuerdo en mesa sectorial en el «Informe Mesa Sectorial sobre Borrador Decreto de Directoras y directores (30/11/2016)» porque se refuerza el papel de la administración en el proceso de selección, sin garantizar una mínima presencia de todos los sectores de la comunidad educativa. Desde USTEA planteamos aumentar el número de miembros de la comisión, de forma que ésta ganara en representatividad.

Así mismo, propusimos que como representantes de la administración educativa pudieran ser elegidos docentes de otros centros públicos de la zona. También solicitamos que los criterios para elegir a los representantes de la administración en la comisión de selección fueran públicos y objetivos, y que en caso de empate, el voto de calidad debería descansar en aquel sector menos representado en la comisión, y no en el inspector o inspectora.

Este artículo se desarrolla en la Orden de 10 de noviembre de 2017, concretamente el artículo 11. Informe de Mesa Sectorial sobre Orden de selección de directores/as (13 marzo 2017)

Artículo 11. Designación de los representantes de la Administración educativa y publicación de la composición de las Comisiones de Selección.
1. De conformidad con lo previsto en el artículo 8.6 del Decreto 153/2017, de 26 de septiembre, los representantes de la Administración educativa en la Comisión de Selección, así como las personas que ejerzan su suplencia, serán designados por la persona titular de la correspondiente Delegación Territorial competente en materia de educación.

USTEA, como ya hizo público en su momento, rechaza este Decreto porque es un modelo totalmente alejado de la escuela que queremos, de la escuela que defendemos y por la escuela que luchamos a diario. Este modelo impuesto por la administración, profundiza y desarrolla aspectos de la LOMCE por los que se refuerza el papel autoritario del director o directora e impone los nocivos modelos de gestión empresarial en los centros educativos.

USTEA apoya al colectivo de orientadoras y orientadores, víctimas de la mala gestión de la Consejería de Educación, y reivindica un cambio normativo a todos los niveles que posibilite un nuevo modelo de organización de los centros educativos, un modelo basado en la participación de la comunidad educativa.